top of page

MUJERÍO

El modelo de sociedad actual en el que estamos inmersas nos hace olvidar quienes somos realmente.

El tiempo desenfrenado y las mil tareas que atender, no nos dan el espacio para indagar en lo profundo de nosotras.

Un ritmo que no para, los hábitos insalubres que llevamos, la linealidad, el intento por alcanzar la belleza hegemónica y una lista casi sin fin, nos va llevando a una vida insana, frustrante e insatisfecha.


Observar toda esta realidad, tan calada en mis huesos y en las mujeres que he acompañado y acompaño me lleva a seguir creyendo con firmeza y convicción, la necesidad de espacios- lugares donde habitarnos, donde construirnos desde otra mirada, escribiendo nuestra propia y nueva narrativa.

Creo y confío en que aún podemos reconstruirnos y armonizarnos.

Lo veo en cada mujer que acompaño.


Es maravilloso cuando una mujer, se ve a sí misma, se valora, se adentra en ella confiando en todo el potencial que yace dentro de sí.

Practicar el autoconocimiento, es ampliar la consciencia sobre una misma y sobre el mundo, actuando con más presencia.

Para ello es necesario el espacio y priorizarnos. Nada es de un día para el otro, cultivando espacios para nosotras podremos ir a las profundidades.

Dándonos lugar y prioridad podremos entender nuestros propios procesos, aprenderemos paso a paso a cultivar hábitos más saludables y en sintonía con quienes somos verdaderamente.


Observando, registrando, y revisando nuestras necesidades, nuestros patrones, nuestras luces y oscuridades, tomando decisiones más coherentes y más beneficiosas para nuestra naturaleza como mujeres



EN LA VIDA NO HAY NADA QUE TEMER! SOLO HAY QUE COMPRENDER (Marie Curie)



Entradas Recientes

Ver todo