top of page

FANTASÍA Y DESEO SEXUAL


Es que me pongo a escribir y no paro, es que tengo tanto para divulgar y expresar que no se por dónde empezar, pero como escribí en un post hace un tiempo, voy a mi tiempo y sin seguir algoritmos escribo lo que se me da la gana.


Aquí voy.

Cuanto sabemos de estos términos? Sabemos diferenciarlos?

Tenemos fantasías sexuales? Trabajamos sobre nuestro deseo?


En mayor o menor media todos fantaseamos en nuestros días o en nuestra vida en general.

Lo cierto que no siempre nos animamos a crear en nuestra mente fantasías sexuales y esto tiene mucho que ver y sobre todo en las mujeres, con la educación sexual que recibimos, una educación que tiñe a la sexualidad como sucia, culposa y sesgada.


Lo curioso es que la fantasía sexual es una gran herramienta para potenciar nuestra creatividad sexual, vivirnos desde lo dinámico, excitante y divertido.


Cuando fantaseamos permitimos desarrollar nuestro potencial erótico y descubrir todas las posibilidades y gustos que habitan en nosotras.


Acá algo super importante a destacar, fantasear es normal, algo natural, NO necesariamente eso que fantaseo tiene la intención de llevarse a la practica.


Y con esto nos sacamos un montón de peso de encima porque pareciera que si fantaseo con algo quiero que se concrete y NO!! muchas veces queda en nuestro imaginario para estimularlos y ese es el objetivo justamente de la FANTASÍA.


La fantasía sexual tiene que ver con crear en tu mente a través de imágenes, recuerdos, escenas, el estímulo necesario para despertar tu cuerpo, tu deseo, tu erótica y tu placer.


Tu fantasía es tuya, no necesitas compartirla. Es algo intimo, un recurso propio, que si quieres compartirlo hazlo pero recuerda que algo tuyo.


Cuando quiero convertir una fantasía en realidad entonces hablamos de DESEO.

Es la motivación o las ganas de algo.

La diferencia se centra aquí, el deseo es real, es tener el deseo, impulso de que ocurra.


Al igual que la fantasía puedo tener el deseo de algo pero por diferentes motivos no llevarlo a la práctica, (por ejemplo, tengo el deseo de enrollarme con un compañero, pero como he pacto exclusividad sexual con mi pareja no voy a hacerlo y aunque tenga el deseo decido conscientemente no hacerlo).


Y aquí se desmonta el mito del deseo desenfrenado!

Pues no es como en las películas, no nos creamos todo.

Somo seres pensantes y esta bueno que diferenciemos, que vivamos la sexualidad de manera libre, respetuosa y sin culpas.

Teniendo el conocimiento que deberíamos tener para tomar las mejores decisiones.


El deseo es la motivación vivámoslo sin culpa, sin presión, ni vergüenza sin tabú.


Disfruta de tus fantasías y despierta tu deseo.


Entradas Recientes

Ver todo

MUJERÍO