top of page

YOGA Y SEXUALIDAD


Y de que va esto?

Cómo podemos vincular esta práctica con nuestra sexualidad?

Para empezar tenemos que observar, entender y estudiar ambos conceptos con una mirada global y con el objetivo de integrarnos como seres biopsicosociales porque esa combinación es lo que somos.

Si solo miramos la práctica de Yoga como un mero ejercicio físico entonces carece de sentido, porque el objetivo principal del YOGA vas más allá de la práctica física (aunque por supuesto esta es fundamental).

Si solo reducimos la Sexualidad a determinadas prácticas sin ampliar la perspectiva entonces nos estamos perdiendo de un montón de cosas, un montón de conocimiento, evolución y placer.

El Yoga me conecta una y otra vez con mi cuerpo, con mi respiración, me trae al presente cada instante.

Puedo sentirme, puedo descubrirme, puedo acompañar cada cambio que mi cuerpo, que mis hormonas y el paso del tiempo me va dando.

El ritmo de la cultura allá fuera dificulta esa tarea de conectar y sentir, porque para saber que queremos, que nos gusta, que necesitamos es necesario conectar con esa sabiduría e inteligencia interna, esa que esta alojada en el cuerpo.

Para ello necesito darme el tiempo y el espacio, aunque la vida corra allá fuera.

Mover mi cuerpo, ha despertado mi sexualidad, o mejor dicho he integrado estos dos conocimientos en mí.

Para mi salud mental y física, estiro mi cuerpo, dialogo con el, callo mi mente para sentir mi respiración, me entrego y disfruto. Amplío mi consciencia a todo mi ser.


Aprendí a respirar con placer, a sentir los sonidos de mi cuerpo, a reconocerme, a identificar las tensiones y los bloqueos.

Aprender a observar lo tenso que a veces está el cuerpo, me permitió entender lo imposible que es disfrutar de mi cuerpo y mi sexualidad si no estoy relajada.

Sin querer me di cuenta que estas dos grandes pasiones tienen mucho en común, amo integrarlas, amo entender que sin una la otra no tiene mucho sentido.

Aprendí a quererme, a aceptarme, a sentirme, disfruto de mi cuerpo, soltando las tensiones, los bloqueos que me impiden sentir placer y disfrutar/me.

A veces no es fácil, sobre todo porque el ritmo acelerado no nos deja detenernos ni un minuto a preguntarnos, a cuestionarnos ni muchos menos a sentirnos.

La práctica de YOGA además de mantenerte sana, fuerte, flexible te enseña a comprometerte con vos misma y ese es el mejor regalo que puedes tener.

Darte prioridad, disfrutar y regalarte todo lo que necesitas.

Todo lo que hagas por tu cuerpo, cuidándolo, lo harás por tu sexualidad.

Será el puente para conocer, descubrir y disfrutar de tu sexualidad.



El Yoga aquieta tu mente, despierta tu cuerpo y tu sexualidad !


Entradas recientes

Ver todo

DISCIPLINA

Comments


bottom of page